Seleccionar página

La batería de un vehículo puede dejar de funcionar por varios motivos: desde olvidarte encendida alguna luz, un mal uso o el paso del tiempo que también merma la efectividad de su servicio. Si notas que te cuesta arrancar el coche, eso puede ser un síntoma de que tu batería está fallando.

Cómo arrancar un vehículo sin batería

La duración de una batería suele ser finita, por lo tanto antes o después se degradará y te fallará. En una noche fría, una batería que esté dando sus últimos coletazos de vida puede acabar por descargarse por completo o inutilizarse.

Vamos a ver las 3 opciones más seguras para poder arrancar tu coche.

Llamar al seguro

Sin duda es la opción más sencilla cuando no se tienen conocimientos de mecánica o el coche está en una zona peligrosa como un arcén de carretera o autopista. Te enviarán una grúa con un arrancador o unas pinzas para solventar tu problema.

Es muy importante que conduzcas durante al menos 30 minutos para que el alternador vuelva a cargar la batería.

Utiliza unas pinzas y otro coche

Si tienes un juego de pinzas, con ayuda de otro vehículo podrás arrancarlo sin problema. Esta opción es la mejor para coches que tengan 10 o 15 años, pero en los coches modernos hay que tener cuidado porque se producen picos de tensión que pueden estropear su electrónica.

Los pasos para realizar la conexión entre los coches son muy importantes y no debe alterarse su orden. Son los siguientes:

– En primer lugar, ten los dos vehículos con el freno de mano puesto. El auxiliar debe estar en marcha.

– Localiza los bornes positivos y negativos de ambas baterías.

– Ahora coloca el cable rojo al polo positivo del coche cargado y luego al polo positivo del de la batería descargada.

– Comprueba que están bien unidos y que la fijación es fuerte para evitar un posible cortocircuito si se sueltan.

– Ahora coloca el cable negativo en el borne negativo del vehículo cargado y luego haz lo mismo en el vehículo descargado.

– Arranca el motor del vehículo descargado.

– Es el momento de retirar las pinzas en orden inverso a como las hemos colocado. Ten precaución con no tocar ninguna parte metálica del coche.

Por último solo queda circular con el vehículo que estaba descargado para que la batería pueda recargarse.

Arrancador portátil

La ventaja principal es que tiene reguladores electrónicos que evitan posibles picos de tensión. Es la mejor opción para coches modernos.

Tienen dos pinzas que debes colocar en el automóvil descargado, posteriormente enciendes la batería y luego arrancas el motor como lo harías habitualmente. Luego retira la pinza roja y después la negra.

Ahora ya sabes cómo puedes restaurar el servicio de tu automóvil con tres pasos diferentes.