Seleccionar página

Los tiempos han cambiado. El valor de la propiedad como tal ha dejado de interesar a una sociedad que cada vez más se inclina a modelos donde puede disfrutar de algo, sin poseerlo. En el mundo del motor, esto se traduce en el renting, un contrato que te permite disfrutar de tu coche sin poseerlo. Pero, ¿qué opción es mejor: comprar un coche o contratar un renting?

Qué es mejor, ¿contratar un renting o la compra de un coche?

La respuesta es depende. Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de decantarse por una u otra. A día de hoy, la modalidad más extendida sigue siendo la compra, aunque cada vez son más los clientes que optan por contratar un renting. A día de hoy, aproximadamente el 15% de los coches nuevos matriculados son de renting.

¿Renting o leasing?

Existe una confusión habitual entre renting y leasing. El leasing está considerado operación financiera, mientras que el renting no lo es. A grandes rasgos, el leasing está indicado para actividades de carácter empresarial y el renting además es para particulares. (Comentadnos si queréis que dediquemos un post a aclarar las diferencias entre renting y leasing).

¿Por qué renting?

La principal razón para decantarse por la opción de renting es que viene ‘todo incluido’, con lo que te evitas dolores de cabeza innecesarios. Así, se incluyen las revisiones del coche, el cambio de neumáticos, la reparación de las posibles averías y el seguro a todo riesgo, entre otros gastos y trámites.

Además, otra de sus principales ventajas es que no se exige una inversión inicial, entrada habitual que se realiza al comprar un turismo. Un renting supone en general un ahorro de un 15% de media; siempre hay ofertas especiales sobre los coches de renting, como las actuales de Letamendi.

No solo el coste, sino también el valor del vehículo es otra de las razones para optar por esta opción, ya que al comprar un coche, en seguida se devalúa, por la constante actualización, sobre todo, tecnológica. Cada vez hay mejoras diferentes y nuevos sistemas de seguridad para nuestros vehículos y, en cuestión de meses, el valor del coche se reduce considerablemente, pasando a costar mucho menos de lo que has pagado por él.

Si eres de los que te gusta siempre estar a la última en tecnología y diseño, y probar los últimos modelos, eres carne de renting, ya que te permite cambiar de vehículo cada 3 años, duración habitual del contrato de renting. Cuando se compra un coche, se suele estar con él 15-20 años.

¿Por qué comprar?

Mientras que para algunos supone una ventaja el poder cambiar de vehículo de manera más sencilla, para muchos conductores supone un problema no ser el propietario del coche. El renting proporciona un ahorro importante (15% de media), pero tiene ciertas limitaciones por no ser el propietario del vehículo: sólo puedes ir a talleres oficiales, no se puede cancelar el contrato y hay penalizaciones por sobrepasar cierto kilometraje (aunque es difícil que llegue a pasar).

Aunque ser propietario te cueste un poco más o te de más dolores de cabeza, hay gente que no ve un valor adicional en cambiar de coche cada poco tiempo, y prefieren que el coche sea totalmente suyo durante el tiempo que lo vayan a usar.

Si tienes muy claro el coche que quieres, y para ti cambiar de coche cada poco tiempo es más inconveniente que otra cosa, tu mejor opción será el

En resumen, si eres una persona que quiere probar vehículos diferentes y evitarte los papeleos, el renting será, probablemente, tu mejor opción. Si por el contrario quieres un coche y sentir que eres el propietario, cogiéndole incluso cariño, olvídate y compra uno. Al final, cada persona es un mundo y lo importante es que haya opciones en el mercado adaptadas a cada bolsillo y necesidad.