Seleccionar página

Comprar un coche de segunda mano se ha convertido en una decisión y una actividad económica habituales en nuestro país. Sobre todo en contextos de crisis, en los que resulta más complicado adquirir un coche nuevo.

Comprar un vehículo de segunda mano puede ser una alternativa idónea

Se trata de una opción que puede resultar muy útil en determinadas situaciones personales o laborales, pero es preciso abordarla con la mayor información posible. De este modo evitaremos los inconvenientes que pueden surgir en este tipo de operaciones.

Por lo tanto, vale la pena que sigas nuestros consejos y acertarás con la compra de uno de estos coches. Sigue leyendo.

Recomendaciones para no fallar si quieres adquirir un vehículo de segunda mano

Ten en cuenta estas indicaciones para que el coche que compres se encuentre en las condiciones de prestaciones acordadas con su vendedor y dentro de la legalidad.

– En primer lugar, echa un vistazo general a la carrocería del coche. Te servirá para observar algunos defectos en la chapa y pintura, los cuales pueden dar información sobre los usos característicos del vehículo.

– Intenta, además, obtener todos los datos posibles acerca de cómo ha sido utilizado el coche. De esta manera, podrás hacerte una idea del desgaste que puede haber sufrido.

Exige que el vehículo tenga toda la documentación en regla, por lo que te tocará comprobarla personalmente. Podrás asegurarte de que se han pasado las revisiones en las condiciones pertinentes. Incluso la compañía de seguros puede colaborar a la hora de aportarte información.

– Recuerda que, cuando te hagas con un vehículo de segunda mano, deberás entregar a la Dirección General de Tráfico (DGT) ciertos documentos, además de pagar las tasas correspondientes.

– Es fundamental que la operación quede validada mediante un contrato de compraventa, en el cual tendrán que recogerse de una forma exhaustiva sus condiciones.

Tómate tu tiempo para inspeccionar los interiores, donde podrás localizar marcas de desgaste o uso inadecuado. Constata, por otro lado, que funcionan todos los botones.

– Levanta el capó y toma nota de los niveles de los líquidos y acerca de si se han producido manipulaciones en los tornillos.

– Asimismo, te va a convenir hacer uso del coche, lo que te permitirá saber cómo funcionan en situaciones reales algunas de sus prestaciones más relevantes, como las relativas a la suspensión, la transmisión, la dirección o los frenos.

– Cuando arranques el vehículo, fíjate en si le cuesta ponerse en marcha o si hace algún ruido raro.

Echa una ojeada al estado de los neumáticos, dado que son el principal punto de contacto entre el coche y el asfalto.

No te olvides de asegurarte de que las luces funcionan correctamente.

En definitiva, si vas a comprar un coche de segunda mano, aplica estos consejos.