Seleccionar página

Una silla infantil, recurso de los automóviles conocido técnicamente como Sistema de Retención Infantil (SRI), se antoja como fundamental para salvaguardar la seguridad de los más pequeños que suben a los coches.

A continuación profundizamos en las características de estas sillitas y te aportamos consejos para que hagas un uso oportuno de ellas.

Protege a los niños en el coche mediante los SRI

En caso de choque o maniobras bruscas, los riesgos de lesión e incluso de muerte para los niños en el coche son altos. Ten en cuenta que, debido a su escaso peso e incapacidad para sujetarse fuertemente mediante sus propias fuerzas, pueden salir disparados y sufrir graves daños.

Las irresponsabilidad que supone no acondicionar este recurso suele ser justificada por algunos conductores por la incomodidad que les provoca la operación. Sobre todo en los trayectos cortos, que, por otro lado, son en los que más accidentes se producen.

Hemos de señalar, por otra parte, que el uso de estas sillitas reduce, en caso de accidente, en un 90 % las lesiones y en un 75 % los fallecimientos. Por consiguiente, no usarlas se revela como un sinsentido. Además, te conviene conocer los cambios en la normativa de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre estas sillas. Tendrás que transportar en ellas desde a los recién nacidos hasta a los menores de doce años a los que no les encaje aún correctamente el cinturón.

En cuanto a los tipos de SRI por los que puedes optar, existen numerosos modelos de los siguientes: sillas con arnés, capazo, alzador o elevador con respaldo. Asimismo, puedes conseguir la sillita en cinco grupos (0, 0+, 1, 2 y 3), que están ordenados de menor a mayor peso y altura de los niños.

Consejos para que los SRI cumplan sus funciones correctamente

En las siguientes líneas te damos algunas indicaciones para que los niños viajen completamente protegidos en estos dispositivos.

– En primer lugar, intenta utilizar la sillita del grupo al que por peso y estatura pertenezca el niño, pero sobre todo fíjate en detalles que te demuestren si se encuentra cómodo (sobresale alguna parte de su cuerpo, no se ajusta bien el cinturón, etc.).

– En este sentido, te conviene probar el SRI con el niño presente antes de comprarlo.

El anclaje mediante el sistema ISOFIX es el que te aconsejará la mayoría de expertos.

– Asegúrate de que el cinturón del portabebés se abrocha con seguridad.

Fíjate en las etiquetas de homologación y en que sean compatibles con tus modelos de vehículos.

– No escatimes con los precios ni te hagas con sillitas de segunda mano.

– Hasta que cumpla cuatro años, te recomendamos que lleves al niño sentado en sentido contrario a la circulación.

En definitiva, dedica el tiempo y los recursos suficientes a la compra de la silla infantil por la seguridad del niño.

¿Sabías que en Letamendi tenemos una oferta con Casualplay?

¡Infórmate en tu próxima visita al taller y podrás irte con tu silla infantil instalada! Más información en nuestra web.