Seleccionar página

Los sistemas de seguridad de tu vehículo son aquellos elementos que forman parte de él para evitar que ocurra un accidente o daños mayores si ya se ha producido un siniestro. En este post te vamos a contar las diferencias fundamentales entre los sistemas de seguridad activa y pasiva.

Los elementos que forman parte del coche y que te protegen de un posible accidente son los elementos que llamamos activos. Por el contrario, aquellos que se encuentran en el vehículo y cuya finalidad es proteger a los miembros de daños físicos cuando ocurre un accidente, son los elementos pasivos. A continuación te mostraremos qué elementos forman parte de cada uno de estos dos tipos.

Protección activa

– Dirección

En los coches actuales, la dirección del vehículo se endurece cuando circulas a altas velocidades. De esta forma, resulta mucho más fácil controlar el vehículo y evitar accidentes.

– Frenos

Los frenos son fundamentales, así como su función ABS, que reduce la distancia de frenado, garantizando una protección mayor sin que las ruedas se bloqueen y deslicen por el asfalto.

– Neumáticos

Los neumáticos están pensados para proteger al vehículo, manteniendo la tracción adecuada a la carretera y obteniendo la mayor adherencia. Recuerda revisar su estado y la profundidad del dibujo de forma regular para garantizar su eficacia.

– Control de estabilidad

Si pierdes el control del vehículo, estos sistemas conocidos como ESP te serán de gran ayuda. Mediante diferentes sensores, un procesador electrónico garantiza la estabilidad del vehículo ante la posibilidad de volcarse.

– Luces

Tan importante es ver en la carretera como ser visto, por eso las luces forman parte fundamental de los elementos de protección activa.

Protección pasiva

– Airbags

Estas bolsas se inflan de forma muy rápida cuando ocurre un impacto para proteger a los ocupantes, impidiendo que te golpees con alguna parte del coche.

– Cinturones

De uso obligatorio e imprescindibles en cualquier vehículo, ya que cada año salvan cientos de vidas. Evitan que salgas despedido del coche en un accidente.

– Carrocería y chasis

Estos dos elementos te protegen de sufrir daños ya que, en el momento de un accidente, absorben gran parte de la energía del impacto, evitando que esta llegue a ti.

– Reposacabezas

En caso de un accidente, los reposacabezas te protegen del típico latigazo cervical que puede ocurrir. Por eso, es importante que siempre lo lleves ajustado a la altura correcta.

– Cristales

La composición del cristal del parabrisas ha sido formulada para evitar que se haga añicos. De esta forma, si ocurre un choque, no te caerán un montón de cristales diminutos encima, en caso de que se rompa.

Ahora ya conoces cuales son los sistemas de seguridad activa y pasiva de los que dispone tu vehículo. Recuerda mantener todos estos elementos en buen estado para garantizar sus resultados y evitar daños.