Seleccionar página

Es inevitable tener que llevar nuestro vehículo alguna que otra vez al taller por culpa de una avería. Aunque no queramos verlo, para los coches también pasan los años y el riesgo de sufrir averías aumenta proporcionalmente a la edad que tienen.

Las averías más comunes en los coches

Hay muchos tipos de averías que pueden afectar a tu coche en el momento más inesperado, pero las que te enumeramos a continuación son las que año tras años repiten en el ranking de visitas al servicio de taller.

4. Las averías en el motor

En cuarto lugar tenemos las averías que están relacionadas de una u otra forma con el motor, en cierto modo auspiciadas por la cantidad de coches viejos que están circulando en la actualidad por nuestro país.

Las averías de motor son variadas, pero siempre podemos hacer pequeños gestos para el cuidado del corazón de nuestro coche, como por ejemplo calentar el motor antes de circular teniéndolo un rato a ralentí.

Un correcto cuidado y mantenimiento del motor hará que nuestro coche alargue la vida considerablemente. Comprobaciones rutinarias de líquidos, estado de gomas, manguitos y niveles, son pequeños gestos que harán mucho por tu vehículo.

3. Averías provocadas por un accidente de tráfico

Por fortuna estos datos están mejorando en los últimos años, pero lo cierto es que son muchos los coches que acaban en el taller por culpa de un golpe o siniestro. En este sentido también tiene mucho que ver el parque automovilístico tan envejecido que tenemos en nuestro país.

2. Averías relacionadas con los neumáticos

En segundo lugar están los neumáticos, y aquí incluimos tanto pinchazos y reventones como el deterioro de los mismos. Del buen estado de los mismos depende en gran parte nuestra seguridad, por ello el dibujo de la goma debe estar en las medidas óptimas y la presión de inflado debe ser la correcta.

También es importante que tengamos en cuenta el tipo de neumático que montamos en el coche dependiendo de las condiciones climatológicas en las que usamos el coche.

1. Averías que tienen que ver con la batería

Es de largo la principal razón por la que nuestro coche tiene que pasar por el taller. Las estadísticas indican que es en invierno cuando más fallos suelen tener a causa de las bajas temperaturas. Suelen descargarse y no se recuperan de la misma forma, hasta que resulta imposible arrancar.

La clave: un buen servicio de mantenimiento

La mayoría de estas averías se podrían haber evitado con solo hacer un mantenimiento correcto y de forma continuada. Dejar nuestro vehículo unas cuantas horas en nuestro taller de confianza puede ahorrarnos en el futuro problemas y costes innecesarios. Sé previsor y adelántate a los acontecimientos.