Seleccionar página

Desde el pasado 1 de julio, una nueva medida de la Unión Europea obliga a los vehículos híbridos y eléctricos a hacer ruido. Tal vez te resulte un tanto contradictorio, sobre todo porque la Organización Mundial de la Salud indica que este factor tan presente principalmente en las ciudades es perjudicial para las personas, tanto a nivel físico como mental. Pero tiene su explicación. Así que, si eres propietario de un coche eléctrico o tienes pensado hacerte con uno, conviene que prestes atención a este artículo.

Como te contamos, la contaminación acústica es uno de los principales problemas contra los que han de lidiar capitales y grandes urbes como Madrid o Barcelona. Entonces, ¿por qué la UE ha puesto en marcha esta iniciativa? La respuesta es lógica y sencilla: servirá de alerta para avisar a los viandantes y otros conductores de la presencia de esta clase de vehículos. Algo especialmente útil en núcleos urbanos, donde se circula a baja velocidad y, por ello, al ser tan silenciosos pueden llegar a pasar inadvertidos.

El sistema AVAS para el ruido: ¿en qué consiste?

La solución impuesta por este organismo continental es la incorporación de un sistema AVAS (Acoustic Vehicle Alerting Systems), como se conoce por sus siglas en inglés, en los vehículos de nueva homologación. Esta tecnología simula el ruido de un motor de combustión tradicional, y deberá funcionar cuando circules a una velocidad inferior a los 20 kilómetros por hora, o cuando vayas marcha atrás.

Ha quedado estipulado que deberá estar entre los 56 y los 75 decibelios, y el sonido tendrá que ir adaptándose a la velocidad a la que transiten dichos vehículos para que sigan siendo siempre reconocibles. Esta tecnología AVAS la podrás desconectar en tu coche híbrido en el momento en que utilices el modo combustión para circular.

¿Cómo afecta al mercado del coche eléctrico esta medida?

Es fundamental que te pongas en marcha para adaptarte a las nuevas exigencias. Si recientemente has comprado un vehículo de estas características, probablemente ya tendrá incorporado este sistema, que los grandes fabricantes como el grupo VAG (Audi, Volkswagen, Seat y Škoda) fueron incluyendo en sus modelos eléctricos en estos últimos años.

Puede darse el caso, no obstante, de que no disponga de este método de alerta acústica, algo que pasa sobre todo en los híbridos, en cuyo caso tendrán que instalarlo antes de 2021. Es la fecha que Bruselas ha dado de tope para que todos los automóviles eléctricos e híbridos homologados dispongan de ello.

Una medida que afectará directamente al mercado, ya que los coches en stock que se vendan y no lo tengan tendrán que ser actualizados y equipados con AVAS. El coche eléctrico es el futuro, pero empieza ya a ser también el presente. Habrá que adaptarse a los cambios.