Seleccionar página

La tecnología está cambiando nuestras vidas en múltiples ámbitos, y también en el de la conducción. Sin embargo, cuando usamos algunos sistemas automáticos pecamos de exceso de confianza; te damos claves de los errores a evitar.

Vicios en los que podemos caer con los sistemas de conducción automática

Los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS) sirven para que puedas conducir más cómodo porque algunas funciones las harán en tu lugar. Ahora bien, la automatización puede crear una serie de problemas no esperados que tienes que considerar.

1. Acercarse demasiado al coche que te precede

Los sistemas ADAS te permiten acercarte al coche que te precede porque en un determinado momento te van a avisar para que te detengas y va a frenar si sigues. El problema es que, como cuentas que va a funcionar en cualquier caso, es posible que dejes de hacer esa comprobación y que dejes de guardar la distancia de seguridad.

2. No mirar en las incorporaciones

Las incorporaciones son momentos críticos y, aunque hay visores y cámaras que nos permiten ver lo que hay, eso puede contribuir a que cometamos el error de no hacer una comprobación adicional. No está de más mirar, aunque tengamos la seguridad de que funciona el dispositivo.

3. No mirar cuando aparcamos

Los sensores de aparcamiento sonoros existen desde hace tiempo y sirven para evitar choques con columnas, paredes u otros vehículos. Ahora bien, es importante destacar que no deberías dejar de comprobar que todo está en orden, entre otras cosas porque el sistema se puede averiar. Nunca está de más hacer una comprobación adicional para quedarte tranquilo.

4. Manipular más tiempo del debido la radio

Este problema es habitual en todos los conductores, tengan o no sistemas automáticos de conducción. Es recomendable que no manipules la radio más tiempo del estrictamente necesario y que, a ser posible, lo hagas cuando esté detenido el vehículo. Lo cierto es que este es uno de los vicios que ya estaba arraigado en el pasado y la mejora de la tecnología no ha hecho sino agrandar el problema.

5. Conducimos despistados de forma consciente

Esta es la consecuencia de la instalación de los sistemas correctores de cambio de carril cuando conducimos. La idea es que no tengamos que preocuparnos por esta cuestión y si nos lo tomamos en serio, conduciremos sin prestar demasiada atención. Como nunca sabemos si un dispositivo se puede averiar, es conveniente que nunca nos despistemos.

Conclusión

Si tienes en cuenta todos estos aspectos, verás que la tecnología en automoción es interesante, pero a veces puede hacer que nos despistemos. Como principio general, te recomendamos que nunca dejes de seguir todas las pautas de conducción que aprendiste cuando sacaste tu carné.