Seleccionar página

Llevamos varios días siguiéndole la pista, y hoy por fin os hablamos del nuevo SUV de Volkswagen.

El Volkswagen T-Cross se ha consolidado como el más pequeño de la gama SUV de la firma alemana. Solo tiene 5×11 cm más que el Volkswagen Polo. Como puedes imaginar, un coche de estas características supone una importante apuesta para la factoría.

A continuación, te contamos sus prestaciones más relevantes. Toma nota.

La imagen exterior del primo del Seat Arona

Este nuevo modelo recientemente presentado guarda ciertas similitudes con el Seat Arona. Combina un estilo juvenil con una personalidad aventurera y contundente. Las innovaciones del diseño de este pequeño crossover, por otra parte, se distinguen del clásico Polo.

El capó y el lateral están recorridos por nervios rectos y se transmite una impresión general robusta, la cual está reforzada por la integración de las ópticas LED en la parrilla. Las traseras, unidas por la parte central elevan la altura media del vehículo a 1,56 m (su longitud es de 4,11 m). Otros detalles también contribuyen a esta impresión, como las taloneras, las barras del techo, el paragolpes delantero y los pasos de rueda delanteros.

El interior de este SUV de Volkswagen

Una vez hemos repasado cómo es este vehículo por fuera, es el momento de analizarlo por dentro. En este aspecto, destacamos la inserción plastificada que llena todo el salpicadero. Cuenta, además, con un sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas y, opcionalmente, con instrumentación digital. En cuanto a los motores, tienes dos opciones gasolina turbo y una diésel. Y, aparte del cambio de marchas manual, puedes disfrutar del automático DSG.

La sofisticación de la tecnología de los interiores de este coche se hace notar en los diferentes sistemas de asistencia a la conducción instalados. Nos referimos a la luz de carretera, al control de crucero adaptativo, al aparcamiento asistido, al detector de fatiga, al frenado de emergencia por las detecciones de peatones y a las alertas por los cambios involuntarios de carriles.

No faltan tampoco el cargador inalámbrico para smartphones, la cámara de visión trasera y los cuatro puertos USB, en la línea del uso constante de los modernos sistemas de conexión de datos. El aire acondicionado y la activación de los faros LED y las luces antiniebla también son dos funciones que incrementan la comodidad y seguridad en los desplazamientos por carretera.

Y, como constatación de la naturaleza híbrida de este vehículo, has de tener en cuenta que los asientos traseros son abatibles. De este modo, puedes aumentar la capacidad de un maletero que ya de por sí es bastante grande. Asimismo, este desplazamiento longitudinal permite incrementar el espacio para los pasajeros traseros.

Por último, en función de las prestaciones opcionales que elijas para este vehículo, valora que puede ser tuyo por alrededor de veinte mil euros.

En definitiva, el Volkswagen T-Cross es un coche versátil para la ciudad y tus escapadas.