Seleccionar página

Debes estar preparado para asimilar todo lo que ocurrirá en 2018, año para el que se anuncian importantes novedades en muy diversos campos. También en el mercado automovilístico, en el que Audi tiene programado el lanzamiento del e-tron, el primer vehículo eléctrico de un sector en el que la competitividad entre las marcas punteras se encuentra en todo lo alto. Será un primer paso, el precedente del e-tron Sportback, una evolucionada variante cupé que verá la luz al año siguiente, en 2019. Un coche que, con solo mirarlo, ya se comprende que es eléctrico. Y que a simple vista, enamora.

Porque mide casi 5 metros de largo y 1,5 de alto, dimensiones que permiten el desarrollo de un diseño Single Frame innovador que el fabricante define como ‘Gran Turismo de Cuatro Puertas’.

Hablamos de un vehículo eléctrico que, si lo contemplas por alguno de sus dos lados, rápidamente te recordará las siluetas de los A5 y A7, modelos en los que existe un techo suave que acaba en ligera caída. Un coche que causa admiración por diversos detalles, como por ejemplo, sus enormes llantas de 23 pulgadas. Tampoco pasa inadvertida la circunstancia de que el prototipo, en vez de espejos retrovisores, lleve cámaras de vídeo. También llama la atención el hecho de que los tiradores de las puertas queden ocultos.

Audi hace una decidida apuesta por la imagen y la tecnología MATRIX LED, que contribuye al lucimiento de unos grupos ópticos delanteros que cuentan con 250 diodos por unidad y tienen capacidad para 1,3 millones de píxeles de resolución. Hacen las veces de faros para luces largas y cortas.

Los botones pasan a mejor vida, predomina ‘lo táctil’

Si el coche impresiona por fuera, también lo hace por dentro, ya que su habitáculo, de estilo futurista, está equipado con pantallas y superficies táctiles que han hecho desaparecer los antiguos botones. Ya conduciendo, con el volante entre tus manos, si te decides a comprar uno de estos modelos comprobarás que alcanzas unas importantes cotas de bienestar, al disponer de dos zonas de control que están al alcance de los pulgares.

De lo que no hay duda es de que se trata de un coche que enamora tanto por dentro como por fuera, ya que presenta un interior que produce la sensación de ser muy espacioso, algo que hay que agradecer a la mecánica eléctrica utilizada, que ubica en el suelo una batería ion-litio de 95 KWh y dos motores eléctricos en el eje trasero y un tercero en el de delante.

500 kilómetros de autonomía y otros 400 más después de una recarga de media hora

Tres motores eléctricos que son capaces de desarrollar una potencia de 435 CV, que con la función boost alcanzan los 503 CV y que convierten al e-tron Spotback en un auténtico espectáculo sobre cuatro ruedas por su capacidad para pasar de 0 a 100 Km/h en solo 4,5 segundos y alcanzar hasta los 210 Km/h de velocidad.

La autonomía eléctrica del vehículo es de 500 kilómetros y con una recarga de 150 KW durante 30 minutos consigue la energía suficiente para poder circular otros 400 kilómetros más.

Contenido con formato:
Debes estar preparado para asimilar todo lo que ocurrirá en 2018, año para el que se anuncian importantes novedades en muy diversos campos. También en el mercado automovilístico, en el que Audi tiene programado el lanzamiento del e-tron, el primer vehículo eléctrico de un sector en el que la competitividad entre las marcas punteras se encuentra en todo lo alto. Será un primer paso, el precedente del e-tron Sportback, una evolucionada variante cupé que verá la luz al año siguiente, en 2019. Un coche que, con solo mirarlo, ya se comprende que es eléctrico. Y que a simple vista, enamora.

Porque mide casi 5 metros de largo y 1,5 de alto, dimensiones que permiten el desarrollo de un diseño Single Frame innovador que el fabricante define como ‘Gran Turismo de Cuatro Puertas’.

Hablamos de un vehículo electrico que, si lo contemplas por alguno de sus dos lados, rápidamente te recordará las siluetas de los A5 y A7, modelos en los que existe un techo suave que acaba en ligera caída. Un coche que causa admiración por diversos detalles, como por ejemplo, sus enormes llantas de 23 pulgadas. Tampoco pasa inadvertida la circunstancia de que el prototipo, en vez de espejos retrovisores, lleve cámaras de vídeo. También llama la atención el hecho de que los tiradores de las puertas queden ocultos.

Audi hace una decidida apuesta por la imagen y la tecnología MATRIX LED, que contribuye al lucimiento de unos grupos ópticos delanteros que cuentan con 250 diodos por unidad y tienen capacidad para 1,3 millones de píxeles de resolución. Hacen las veces de faros para luces largas y cortas.

Los botones pasan a mejor vida, predomina ‘lo táctil’

Si el coche impresiona por fuera, también lo hace por dentro, ya que su habitáculo, de estilo futurista, está equipado con [URL http://motor.elpais.com/actualidad/salpicadero-y-puesto-de-mando-del-futuro/]pantallas y superficies táctiles[/URL] que han hecho desaparecer los antiguos botones. Ya conduciendo, con el volante entre tus manos, si te decides a comprar uno de estos modelos comprobarás que alcanzas unas importantes cotas de bienestar, al disponer de dos zonas de control que están al alcance de los pulgares.

De lo que no hay duda es de que se trata de un coche que enamora tanto por dentro como por fuera, ya que presenta un interior que produce la sensación de ser muy espacioso, algo que hay que agradecer a la mecánica eléctrica utilizada, que ubica en el suelo una batería ion-litio de 95 KWh y dos motores eléctricos en el eje trasero y un tercero en el de delante.

500 kilómetros de autonomía y otros 400 más después de una recarga de media hora

Tres motores eléctricos que son capaces de desarrollar una potencia de 435 CV, que con la función boost alcanzan los 503 CV y que convierten al e-tron Spotback en un auténtico espectáculo sobre cuatro ruedas por su capacidad para pasar de 0 a 100 Km/h en solo 4,5 segundos y alcanzar hasta los 210 Km/h de velocidad.

La autonomía eléctrica del vehículo es de 500 kilómetros y con una recarga de 150 KW durante 30 minutos consigue la energía suficiente para poder circular otros 400 kilómetros más.