Seleccionar página

No es lo más común, pero cada año más de 72.000 conductores españoles se confunden al repostar y ponen diesel en vez de gasolina o viceversa. Es cierto que desde hace unos años el tamaño de las mangueras y la boca del depósito son diferentes, y es muy difícil echarle diesel a un gasolina -puede pasar al revés-, pero si vas a una estación de servicio con los surtidores en otro orden al que estás acostumbrado o te han dejado un coche, puede pasar.

Repostar diesel en un coche de gasolina

Si no te has dado cuenta y has llenado más de un cuarto del depósito, lo normal es que el coche arranque pero se pare al momento. En ese breve instante que estuvo en marcha el gasoil se habrá expandido por el coche, así que tendrás que llamar a la grúa para llevarlo al taller y que vacíen el depósito, los tubos o inyectores. El carburador o el catalizador también se pueden dañar. Si te has dado cuenta a tiempo y echaste poco diesel, el coche circulará emitiendo un humo blanco por el tubo de escape, pero deberías ir al taller.

Repostar gasolina en un coche diesel

En el escenario contrario, la solución vuelve a ser vaciar el depósito para limpiar la bomba de inyección, los inyectores o el filtro de gasoil para eliminar el rastro de la gasolina. Es más, puede que en el taller te recomienden cambiar también la bomba de inyección. Si te diste cuenta de tu error a tiempo, deberías llamar a la grúa para que te lleve al taller; si no lo has hecho, descubrirás el fallo porque el coche arrancará, pero irá a tirones, haciendo ruidos extraños hasta que se acabe parando.

¿El seguro cubre las reparaciones?

Como ves, un error a la hora de repostar significa un viaje al taller. Muchos conductores no tienen más remedio que llamar a su aseguradora para que les envíe una grúa. En la mayoría de los casos, las pólizas incluyen el servicio de grúa, por lo que los conductores no tendrán que abonar un extra por ella. El problema lo tenemos a la hora de afrontar las reparaciones de las piezas dañadas por esta confusión.

Prácticamente ninguna aseguradora incluye las reparaciones derivadas de un error al repostar si ha sido culpa del conductor. Esto incluye tanto el vaciado del depósito como la reparación o el cambio de las piezas que resultasen dañadas. Si tu coche está en garantía, deberías saber que tampoco se cubren estos daños provocados por lo que se considera uso indebido del automóvil. Otra cosa es que el repostaje lo haya realizado el dependiente de la gasolinera. Si lo puedes demostrar, el seguro te cubrirá los daños y la estación de servicio tendrá que pagar la reparación.