Seleccionar página

El uso del teléfono móvil mientras vamos al volante es un acto que puede tener consecuencias muy negativas. Si atendemos a las cifras de personas muertas en accidentes de tráfico, podemos precisar que, tras 13 años de descenso en el número de víctimas en la carretera, el 2016 concluyó con un aumento de esta cifra con respecto al año anterior. En 2015 perdieron la vida en las carreteras españolas 1.131 personas, mientras que en 216 este dato aumentó en 29 personas más que murieron a causa de los accidentes de tráfico: un total de 1.160 personas. Además de por el uso de un dispositivo móvil, otros causantes de estos accidentes son una velocidad inadecuada, el consumo de alcohol y drogas o el cansancio.

No obstante, uno de los motivos principales de dichos accidentes es la distracción al volante. Esta distracción está estrechamente ligada, en la mayoría de las ocasiones, al teléfono móvil: las nuevas tecnologías están causando estragos en las carreteras, ya que cada vez la dependencia que tenemos hacia estos aparatos es mayor y no somos conscientes de lo peligroso que es su uso al volante.

Debemos aumentar la vigilancia

La conduccción y el móvil no es una buena mezcla. Así lo creen diversas asociaciones de víctimas de estos tipos de sucesos, quienes piden, además de un endurecimiento del código penal, más vigilancia en cuanto al uso del móvil al volante. 

Ana Novella, presidenta de Stop Accidentes, ante este asunto, declaró lo siguiente: “Hay muchos accidentes por distracción con el móvil. Parecía que teníamos asumido que no se debe hablar conduciendo, pero te giras al coche de al lado y el conductor está mirando un whatsapp. Eso debemos de corregirlo“.

 “Un segundo mirando el móvil son 13 metros a ciegas”

Graham Hole, profesor titular de Psicología en la Universidad de Sussex (Reino Unido), tras una investigación, ha determinado que el uso del teléfono móvil, aunque sea en manos libres, es una peligrosa distracción. Hole, de forma más concreta, determina lo siguiente: “Un segundo mirando el móvil son 13 metros a ciegas”. Por eso, hablar al conducir es un acto que puede conllevar consecuencias muy negativas, tanto para las personas que van al volante como para el entorno de esos conductores.

Las nuevas modas y el volante

El responsable de Ford, Conduce tu vida, Jim Graham, explica que hacerse un selfie mientras se conduce es lo último que se debería hacer. Es muy preocupante que muchos conductores hayan admitido que alguna vez lo han hecho, ya que perdemos la concentración y esos 14 segundos de distracción pueden ser mortales, sobre todo, esto se da, en los conductores más novatos: “Resulta muy preocupante que tantos conductores jóvenes admitan haber hecho fotos al volante y vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para alertar de los posibles peligros de esta conducta a través de programas de formación”.

Desde Letamendi, queremos concienciarte de la gravedad que conlleva la acción de utilizar el móvil mientras estamos al volante: aunque sea en manos libres, es un acto muy peligroso y nuestra vida y la de muchas personas puede correr peligro. Nuestra recomendación es que esperes para contestar a una llamada o para responder a un whatsapp hasta que llegues a tu destino, ya que lo importante es llegar.

El número de víctimas por accidentes de tráfico este año puede y debe disminuir y está en nuestras manos. Ahora es el momento de cambiar algunos de estos hábitos al volante que son perjudiciales. Este es tu momento de contribuir a que esta cifra se haga más pequeña, porque mañana quizás ya sea tarde.