Seleccionar página

La revisión periódica que le hacemos a nuestro vehículo es, sin duda alguna, una de las cosas más importantes a la hora de estar seguros al volante. Los fallos mecánicos son unas de las causas más frecuentes que propician los accidentes de tráfico. Y no sólo puede causar accidentes, sino que también provocan la inhabilitación del coche, lo que ocasiona, en muchos casos, que los conductores no puedan llegar a su destino en el momento que lo necesitan. Un avería mecánica muy habitual es la rotura de la correa de distribución, la cual en muchos casos es posible evitar con un simple acto: el cambio de la correa de distribución.

¿Cuándo es conveniente cambiar la correa de distribución?

Esto varía en función del fabricante, pero lo más normal es cambiarla una vez hayamos alcanzado el kilometraje máximo que el fabricante haya indicado, oscilando el intervalo entre unos 80.000 – 150.000 kilómetros recorridos por lo general.

También hay que tener en cuenta otros factores en lo mencionado anteriormente, ya que habrá que reducir el kilometraje si, habitualmente, utilizamos el vehículo para movernos por ciudad. Si es así, tendrás que acortar el kilometraje en un 15 o 20 por ciento, puesto que la correa de distribución está continuamente funcionando aunque el vehículo se encuentre parado en un semáforo, debido a que el motor sigue andando aunque nos encontremos sin recorrer kilómetros.

Pero… ¿si no he llegado al kilometraje máximo debo cambiarla con el paso del tiempo? La respuesta es sí. El fabricante, además, te proporcionará una vida útil recomendada para tu correa de distribución, que suele ser, de media, de unos 5 años.

Como mínimo, es recomendable revisarla para ver si se encuentra desgastada y es necesario cambiarla. También hay que tener en cuenta el entorno en el que se encuentra el vehículo: los climas extremos harán que la correa de distribución de tu vehículo sufra un deterioro significativo.

¿Por qué es recomendable realizar un cambio de correa de distribución?

La correa de distribución es una pieza fundamental en el funcionamiento del vehículo, ya que interfiere en el buen funcionamiento del motor. El precio de cambiar una correa de distribución puede variar según el tipo de vehículo, marca y factores añadidos, pero por lo general, suele rondar entre unos 300 y 1000 euros de precio, algo que aunque no es muy barato, si es algo asequible, comparado con el precio que te costará si esta llega a romperse.

Si la correa de distribución se rompe afectará negativamente al motor, debido a que interfiere en el trabajo que realiza, por lo que es probable que destrocemos el motor en el peor de los casos. Una avería por rotura de motor puede disparar el precio, que varía en función de la velocidad en el momento en el que se ha roto la correa y la mala suerte que tengamos. El precio de reparación de estas averías suele irse a los 2000 euros en el mejor de los casos, llegando a aumentar según el daño causado.

Como ves, una sustitución a tiempo puede librarte de males mayores. ¡Revísala y no dudes en cambiarla!