Seleccionar página

¿Conoces algo acerca del Adblue? Si tu respuesta es que no, aquí conocerás más acerca de ello. Adblue es un sistema de depuración de gases orientado para los motores diésel con el objetivo de proteger el medio ambiente. Esta solución está elaborada mediante urea, y con ello se consigue reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno en los motores diésel. Por ello, en los próximos años, una gran cantidad de vehículos diésel que se comercialicen en los próximos años deberán poseer esta tecnología, debido a las normativas y tratados que tienen como objetivo reducir la contaminación que producen este tipo de automóviles. ¿Quieres saber en qué consiste? ¡Vamos a ello!

Sistema AdBlue

Como hemos dicho anteriormente, el Adblue es simplemente un aditivo, por lo que deberá contar con un sistema que pueda suministrar esta solución en el proceso de combustión. Esta solución no se mezcla con el combustible, sino que lo hace en el circuito de salida de gases. El Adblue se disuelve en esta zona final del circuito, lo que provoca que el óxido de nitrógeno se descomponga en nitrógeno y agua, elementos muchísimo menos perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Un dato importante sobre el Adblue es que, una vez de agote en el depósito, el vehículo dejará de funcionar, aunque no generará ninguna avería. Es por ello que deberás recargar el depósito de este aditivo cada cierto periodo de tiempo, si no quieres que tu vehículo te deje tirado. Para ello, todos los vehículos que cuenten con este sistema de depuración deberán disponer sensores que determinen si el aditivo está agotándose. Así, el automóvil te avisará mediante indicadores si tu depósito está llegando a unos mínimos… ¡no tienes de qué preocuparte!

Dónde y cómo recargar el depósito de Adblue

La gran mayoría de gasolineras de nuestro país disponen de un surtidor de esta solución, por lo que no tendrás problema ninguno a la hora de recargar tu depósito. Este depósito se encuentra, generalmente, cerca de la boca de carga del depósito de combustible, así que es fácil de encontrar. Además, aunque el fabricante no detalle muchos aspectos, es posible que se te proporcione una botella de emergencia con una boquilla más estrecha para rellenarla en tu estación de servicio de confianza para posteriormente realizar la recarga en el depósito del vehículo.

También puedes acudir a Letamendi, lo recargamos contigo y te enseñamos a recargarlo.

El consumo de este aditivo es insignificante, comparado con el del carburante, por lo que tu economía no se verá afectada en gran medida, ya que no deberás repostar con tantísima frecuencia. ¡Es hora de ayudar al medio ambiente!